El tiempo de lectura de este artículo es de 1 minutos

Casualmente he vuelto a escuchar la canción “Simpatía por los Stones”, de Loquillo y los Trogloditas.

 rolling-stone

Siempre me gustó esa canción, y siempre me resultaron simpáticos los Stones.

 

El caso es que esa canción despierta en mí recuerdos de juventud, y me hace sentir bien. Por eso me gusta, pues prefiero sentirme bien que mal. Como todo el mundo, ¿no?

 

En mi profesión de Administrador de Fincas, en la que tratas con mucha gente, en ocasiones me encuentro con personas que siempre están enfadadas, siempre se sienten mal, y trasladan su malestar al resto de vecinos. Pero lo peor es cuando descargan su mal humor en el Administrador. 

 

Es difícil manejar estas situaciones, pues se requiere mucho autocontrol. Por eso necesitamos aprender inteligencia emocional (recomiendo la lectura de este post: http://wikifincas.wordpress.com/2014/02/19/inteligencia-emocional-para-los-aaff/). 

 

En ocasiones el vecino malhumorado “contamina” al grupo, de forma que el resto de vecinos empieza a ver gigantes donde solo hay molinos de viento. En estos casos necesitamos pasar al “Modo Samurai” (es absolutamente imprescindible la lectura de este post: http://wikifincas.wordpress.com/2014/07/15/modo-samurai-del-administrador-de-fincas/).

 ??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Generalmente salgo airoso, aunque con el desgaste emocional que la situación comporta. Otras veces, los problemas se magnifican y el efecto grupo provoca una tensión disruptiva.

 

Yo siempre intento fluir y no perder nunca la sONrisa, porque pese a todo, sigo sintiendo simpatía por… ¡los vecinos!

 

http://youtu.be/anZ-hhFCqGA

 

@fabio_balbuena

fabiobalbuena.blogspot.com