El tiempo de lectura de este artículo es de 6 minutos

Hoy leía en twitter esta publicación de un Administrador de Fincas

administrar-fincas-por-un-arquitectoLa limitación de los 140 caracteres y ese “no depender de nadie” seguramente le ha impedido decir que ese arquitecto “piensa hacer rentable ese modelo lowcost con otros negocios complementarios a la propia administración”. 

Seguramente los compañeros de Freire se ha quedado sin palabras. Llevan muchos años administrando fincas, con formación y titulación adecuada que le permite el acceso a la colegiación; sin duda cumpliendo rigurosamente con el código deontológico que establece el Colegio Profesional, y sacando tiempo de la familia (porque del trabajo es casi imposible) para acceder a frecuentes jornadas de formación continua para dar a sus Clientes un servicio de calidad. Incluso puede que algunos de los empleados que tienen contratados para ayudar en la gestión de las Comunidades de Propietarios hayan accedido a la formación y examen que les permite ser oficial habilitado. Todo en regla, y con la calidad como principal valor de profesionalidad.

¿Cómo podrá competir con un “administrador de fincas lowcost legal”?

arquitecto-administrador-de-fincas

O mucho han de cambiar las cosas, o ese arquitecto que cita reúne todas las condiciones para poder acceder a la colegiación profesional (al pie de este post te recuerdo algunas titulaciones que sorprendentemente pueden acceder a la colegiación). Y como no hay alternativa, lo contradictorio es que el colectivo defenderá implícita pero públicamente su supuesta formación profesional para administrar fincas, con marcas como #AFColegiados y eslóganes como “Colegiación obligatoria SI”. Si no fuera por esa permeabilidad (judicialmente obligada) de acceso a la colegiación, todos estaríamos mucho más de acuerdo y posiblemente el colectivo más unido.

Pero ya están habiendo (que yo conozca y seguro que ignoro muchas), algunas interesantes iniciativas como el referencial de calidad que promueve el Colegio de Administradores de Fincas Valencia-Castellón, que permite a los colegiados beneficios como la diferenciación, rentabilidad, eficacia, fiabilidad, crecimiento y profesionalidad. 

Probablemente en un futuro esta iniciativa se aplique en otros Colegios Territoriales, habida cuenta que es una excelente forma de distinguir ante la sociedad (los Clientes) que realmente los Administradores de Fincas colegiados están preparados para ser mejores profesionales que los que no lo son, y que las Comunidades de Propietarios necesitan un Señor/a Administrador de Fincas.

Pero puede sobrevenir un contratiempo que resulte de la dificultad (o desinterés) que puedan tener algunos colegiados con los requisitos que conlleva el referencial de calidad. Si los Colegios hacen publicidad (si no ¿qué sentido tiene?) del referencial de calidad, puede darse que esos colegiados que no han decidido acceder al referencial de calidad se vean “marginados”, y, en consecuencia, puedan replantearse su condición de colegiado. Para pensar…

En todo caso, mientras todo esto llega y los dirigentes colegiales estudian lo mejor para el futuro profesión, cada Administrador de Fincas debe poner a recaudo su queso, para no tener pronto que lamentarse de que nadie se lo haya comido. Es frecuente que dé la sensación que las Comunidades se “pierden” a más velocidad que se “ganan”, aunque evidentemente es una velocidad razonablemente igual.

¿Que tiene a su alcance un Administrador de Fincas para diferenciarte de esa competencia “legal”, pero “desleal”?

De momento, legalmente nada.

Pero estratégicamente, deberías aprovechar tu valor competitivo para diferenciarte:

  1. Formación continua. Asiste a todas las jornadas y cursos, organizados principalmente por los Colegios, que puedas. En la mayoría de los casos, esas jornadas son de unas horas y se organizan sin necesidad de grandes desplazamientos. Así que si tienes una agenda ordenada, con toda seguridad puedes encontrar un hueco para asistir.
  2. Traslada lo aprendido a tu equipo. De poco o nada sirve que aprendas cosas y no las conozca tu equipo. Un mediodia en el despacho puede ser suficiente para que el resto de personas del despacho adquieran esa formación que les ayudará a mejorar la calidad de su servicio.
  3. La formación no sólo debe ser relacionada directamente con la administración de fincas. Ofimática, gestión del tiempo, liderazgo de equipos, modelos de negocio, etc etc pueden ayudarte notablemente a tu mejora profesional. Además, a muchos de estos cursos puedes acceder a través de las diferentes patronales y los sindicatos, y te permiten recibir píldoras formativas muy interesantes de forma gratuita o muy económica.
  4. Comparte tu talento con otros compañeros. Lo que hasta hace muy poco era complicado, ahora con los entornos digitales esto ha cambiado, y con iniciativas como este blog colaborativo o algunas cuentas y grupos muy interesantes en redes sociales, son fuentes de conocimiento a tu alcance.
  5. Mejorar tu imagen de líder en la zona de negocio te puede aportar nuevos clientes. Expliqué mi opinión sobre esto en este post.
  6. Comunica tus conocimientos tus Clientes en forma de valor. De poco sirve que accedas a formación, y la emplees en beneficio de tus administrados, si éstos no se enteran“La mujer del Cesar no sólo debe serlo, si no parecerlo”. 
  7. Acuérdate de lo digital. ¿te acuerdas de aquella página web que te hicieron hace unos años? ¿te acuerdas cuando creaste tu perfil en Linkedin? Tus Clientes (y los futuros clientes, no lo dudes) te están conociendo por lo que dices (o no dices) en tus lugares digitales. Si tu perfil de Linkedin apenas dice que sabes español y word (aptitudes genéricas por defecto), y el del arquitecto está repleto de cursos y proyectos en los que ha participado ¿en quién tienen más posibilidades que confíen, de entrada? 

Todo esto puede que no sea suficiente, así que analiza lo que pasa frecuentemente; habla con tus Clientes para que ten den feedback; no temas preguntarles por cuestiones incómodas, como lo que piensan sobre tus honorarios, por ejemplo.

Fórmate continuamente, forma a tu equipo, y comunica que tienes mucho más valor que aportarle a tus clientes que ese arquitecto “intruso-legal”.

¿Crees que puedes hacer algo más que esté a tu alcance? ¿Lo compartes?

Pedro García

co-fundador El Arte de Administrar


Muchos Administradores de Fincas y, por supuesto, la inmensa mayoría de la población, desconoce que, sorprendentemente, para ejercer como Administrador de Fincas colegiado no es necesario tener conocimientos de administración de fincas. Desconozco si en otras profesiones sucede algo parecido, pero una sentencia judicial obliga a los Colegios a aceptar que un “pupurri” de titulaciones universitarias sirvan para establecerse legalmente como Administrador de Fincas colegiado:

Licenciados en Ciencias Políticas, Comerciales, en Arquitectura y Arquitectos Técnicos, en Ciencias Químicas, Profesores Mercantiles, Procuradores de los Tribunales de Justicia, Ingenieros Agrónomos, Ingenieros de Montes, Veterinarios, Ingenieros Técnicos Agrícolas, Ayudantes de Montes, Ingenieros Técnicos Forestales, Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Ingenieros Industriales e Ingenieros Técnicos Industriales, Ingenieros de Minas, Licenciados en Geografía e Historia, Licenciados en Ciencias Físicas, Ingenieros Técnicos en Topografía, Ingenieros en Informática, Ingenieros Técnicos de Telecomunicación, Ingenieros de Telecomunicación, Licenciados en Psicología, Ingenieros Técnicos Navales, Licenciados en Filosofía y Ciencias de la Educación, Diplomados en Gestión Comercial y Marketing, Ingenieros Técnicos en Explotación de Minas, Diplomados en Matemáticas, Licenciados en Matemáticas, Ingenieros Técnicos en Informática de Gestión, Licenciados en Investigación y Técnicas de Mercado, Grado en Ingeniería de la Edificación, Licenciados en Filosofía y Letras, Licenciados en Sociología, Ingenieros Químicos, Licenciados en Pedagogía, Licenciados en Ciencias Ambientales, Licenciados en Psicopedagogía, Diplomados en Empresas y Actividades Turísticas, Diplomados en Magisterio,, Licenciados en Ciencias Biológicas y Licenciados en Filología.