El tiempo de lectura de este artículo es de 3 minutos

Desde la primera vez que vi en televisión  “Pesadilla en la Cocina”, el programa que capitanea Alberto Chicote, pensé que a muchos Administradores de Fincas les vendría bien un visita de otro compañero que pudiera ayudarles.

oficina-administrador-de-fincas

La oficina de un desordenado Administrador de Fincas

pesadilla-en-la-cocina-chicote

El cocinero Chicote

Y un par de años después, sin buscarlo expresamente, el “Universo” me ha brindado la oportunidad de vivir esta gratificante sensación de ayudar, ejerciendo de “organizador” de despachos en el #AFWorld (el mundo de los Administradores de Fincas). Por supuesto, recogí el guante del destino y pronto haré mi tercera jornada de consultoría en el despacho de un #AFColegiado, y El Arte de Administrar, ya tiene varias consultorías más en cola.

Como bien sabes, aunque seas buen conductor, hay calles por las que no te atreves a pasar por mucho que te digan que es un camino mucho más efectivo, salvo que vayas acompañado por alguien que ya superó su zona de confort y pasó por allí. Con los buenos profesionales pasa lo mismo.

Resistencia-al-cambio-administrador-de-fincas

Créeme cuando te digo que estamos pre-definidos para comportarnos con resistencia al cambio, y está más arraigada aún en un sector que, durante mucho tiempo, no necesitó demasiados cambios. Ahora bien,  si te apoyas en tu área más evolucionada del cerebro, el neocórtex , para vencer esa tentación hacia el inmovilismo y la excusa (“no tengo tiempo”, “no puedo permitírmelo”, “no se si debería”, “mi localidad es diferente”…..), darás un salto cualitativo profesional y personal.

Resistencia-al-cambio-administrador-de-fincas

Ese salto se puede conseguir con el mero hecho de tener otra perspectiva de un coleccionista de experiencias (erróneas en muchos casos), que te acompañe en el descubrimiento de ciertos procedimientos que, dabas por hecho que necesitaban muchas más horas, o directamente no sabías ni que existían.

Igual que Chicote en Pesadilla en la Cocina es un buen cocinero -pero no el mejor del mundo-, ni mi socio Pedro ni yo en El Arte de Administrar, somos los profesionales del sector de la Administrador de Fincas con mayores aptitudes para llevar a cabo esta importante misión y, de hecho, tengo el placer de conocer un buen puñado de Administradores de Fincas más avanzados que nosotros en muchos aspectos, lo cual solo hace que animarme a seguir aprendiendo.

Ahora bien, cuando incorporamos a la ecuación de la decisión, la actitud y otros valores como la perseverancia, la vocación por compartir, el atrevimiento y la innovación, ahí sí que estos dos Knowmads de la Administración de Fincas, concretamos una interesante propuesta de valor para muchos Administradores, que me ha permitido vivir momentos tales como percibir la alegría y el alivio de una compañera al comprobar como tareas administrativas recurrentes para las que necesitaba días, se ha transformado en un puñado de horas, o como retos que parecían altamente complejos, ya están superados.

Si has decidido dar el paso de la tan hablada “Transformación digital de tu despacho” y, sobre todo, los roles de tu equipo humano para mejorar, tanto la productividad de la oficina, la felicidad del personal y la satisfacción del cliente por la mayor percepción de servicio, una opción es esa mezcla de organización y acompañamiento que te supone la consultoría especializada.

En cualquier caso, lo importante es que cojas las riendas de tu negocio, que dejes de quejarte de los riesgos del entorno (competencia, legislación, Clientes difíciles….), y te centres en lo que TÚ VAS A HACERr, no en lo que podrías o deberías hacer, sino en lo que realmente vas a hacer.

Puedes mantener la inercia de seguir dependiendo de lo que haga -o no haga- tu entorno, o ejercer tu libertad y tomar decisiones, a sabiendas de que puedas equivocarte y que te sirva de aprendizaje.

No me rendí