El tiempo de lectura de este artículo es de 5 minutos

En estos tiempos de crisis, y como consecuencia de la falta de formación no requerida en algunas profesiones, como es el caso de la mía, nos vemos obligados a lidiar día a día con elementos que se lanzan a buscar “empleo” o “ingresos extras” en una profesión como la nuestra, la de Administrador de Fincas, …, sin miedo y a la aventura, pero haciendo un daño no sólo a la imagen del profesional de la Administración de Fincas, sino lo peor  … haciendo daño a las propias comunidades de Propietarios. Y esto es lo que verdaderamente nos debiera hacer reaccionar, no sólo al Estado, al Legislador, a los Colegios de Administradores de Fincas.

Imagen

Tengo la fortuna de pertenecer a un grupo de compañeros de distintas zonas de nuestra España, donde casi, casi a diario compartimos nuestras experiencias del despacho, …, porque creemos que ayundándonos podemos mejorar nosotros y por ende nuestros servicios, y de paso, nuestra profesión.

Pues bien, en ese intercambio de experiencias, conocimientos, risas, frustraciones, logros, … la verdad de todo, es una experiencia extraordinaria, y absolutamente recomendable. Esta semana, he tenido que asistir a dos circunstancias, una en carnes de un compañero, y otra en la mía propia.

En el caso de mi compañero, el debate lo establecimos porque un Arquitecto, “metido a Administrador de Fincas”, no colegiado, pretendía arrebatarle una comunidad, argumentando que dada su cualificación en arquitectura, les iba a ahorrar a la comunidasd, no sólo en proyectos (???), sino que como conocedor de los entresijos eléctricos… le conseguiría una rebaja en el consumo y por tanto, en el importe de la factura de la luz…. Este caso es lo que yo denomino ¡UN MAGO!. Mi compañero, es un excelente administrador de fincas, que lleva más de 17 años en esta profesión, y cuyo alto grado de formación… ya quisiéramos algunos.., le hace ser “un profesional como la copa de un pino”, dicho sea esto en términos andaluces, de exageración, pero real absolutamente.

En mi caso, se produjo ayer, y aún no lo que podido compartir con ellos, pero aquí lo transmito: con ocasión de nuestro nombramiento en una comunidad de más de 100 propietarios, ayer nos entrega la compañera, sí colegiada, “la documentación” de la comunidad, a saber:

1) Libro de actas, sin firma de ningún presidente, donde en ningún punto del orden del día se aprobaron cuentas, … nunca…

2) Un A-Z con distintas facturas… sin orden ni concierto

3) Tres facturas que dicen que estan pendientes de pago, entre las que se encuentra la devolución de la dos tasas de vado

4) División horizontal, CIF.

5) Contrato de mantenimiento de la empresa de ascensores.

Y punto.

Cuando le pregunté sobre la liquidación al 31-1-2014…. me dijo: “es el saldo que hay en la cuenta de la comunidad...” y listado de propietarios, … me dió el del promotor de hace 7 años… me quedé muda…

Para dejarme a mí cortada, hace falta … mucho, pero es que no me lo esperaba… Mis socias en el despacho, asombradas conmigo de la circunstancia, caímos sentadas en nuestro sillones intentando digerir la situación… Olvido deciros que esta compañera, además es propietaria de la comunidad, … vamos que es administrada nuestra desde ayer…

He de decir, que en mi experiencia… nunca me había ocurrido, esto es una novedad. Pero mis reflexiones son:

1) ¿Cómo es posible que un Administrador no apruebe cuentas en una Junta, … no vaya en orden del día, año tras año?

2) ¿Cómo ha estado 5 años “administrando” la comunidad? Cierto es que todos los años pretendían no renovarle, pero claro ella nunca pone su cargo a disposición, y los valientes que se lo pedían… pues .. no ganaban nunca … hasta que con otras artimañas, han logrado su dimisión.

3) ¿Qué clase de profesionalidad es esa? ¿Cómo es posible que esté colegiada, …. si no tiene ni la más remota idea de lo que es administrar…?

… Compañeros, Colegios, Estado, Legislador…. ESTO HAY QUE PARARLO!. Porque como decía antes, lo malo no es que perjudiquen la imagen de nuestra profesión, es que lo malo es que envenenan, descuartizan, … las comunidasdes de Propietarios.

Cada uno es nuestras parcelas debemos “pelear” por defender nuestra profesión, nuestro trabajo, nuestra vocación, nuestra felicidad… esto es a diario. Pero si lo hacemos juntos, … en la misma dirección, será más fácil.

Tan malo es ejercer… a la avertura como el Arquitecto que se quiere dedicar, sin formación, como el colegiado, que igualmente sin formación, porque no es requerida para colegiarse…, la ejerce con todo el daño que ello conlleva. Para mí es triste como colegiada encontrar esto… muy triste (y yo soy alegre por naturaleza).

Así, que lo único que de momento podemos hacer, hasta que las instancias superirores reaccionen de verdad es:

1) Amar nuestra profesión.

2) Defender nuestro trabajo, con nuestra reputación, el boca a boca es nuestra mejor publicidad.

3) Tener la valentía, la seguridad de que los que somos profesionales, que en realidad, somos aquellos que nunca terminamos de aprender, y que estamos en constante formación, de argumentar frente a esos clientes dudosos, como fue el caso de mi compañero, al que le prentendían arrebatar su comunidad, que como dice el gran maestro Alfonso Alcántara @yoriento:

ImagenY hasta aquí una pequeña reflexión, porque este tema da juego para un gran debate.

Y me despido dando las gracias a esos compañeros, que siempre están ahí cada día, que comparten conmigo tantas cosas, y que me llenan de felicidad constante, porque … me llenan de esperanza … de que todo cambiará… y que son parte de mi vida, unidos por un hilo rojo…

Maribel Orellana Gil

Col.2392 CAF Málaga

www.orellanagomez.com

#AAFFinkieta