El tiempo de lectura de este artículo es de 1 minutos

Estuve en una tienda de Springfield, y en la entrada aparecía el mensaje: “enjoy your store” (disfruta tu tienda).
¿A quién se dirige ese mensaje?
IMG_8455
Podría pensarse que el mensaje va dirigido a los clientes. De hecho, es lo más lógico. Pero me interesa más pensar que no sólo va dirigido a los clientes, sino también a los propios empleados de la tienda: disfruta tu tienda, disfruta de tu lugar de trabajo, de tus funciones, de aplicar tus capacidades y desempeñar tu labor; en definitiva, sé feliz en tu trabajo.
Nos dicen que lo importante es la actitud. Por supuesto que nuestra actitud determina en gran medida nuestra percepción de la realidad.
Pero cabe también preguntarse: ¿es sólo cuestión de actitud?; ¿no son necesarias determinadas condiciones para que el trabajador disfrute?
Y ¿qué tiene mayor peso?
Sea como sea, los índices de insatisfacción laboral son muy elevados. Recientemente, la OMS ha incluido el “Burnout” (síndrome del trabajador quemado) en su clasificación internacional de enfermedades.
En el ámbito de la Administración de Fincas, me parece que las condiciones priman sobre la actitud. Por muy buena predisposición que tengamos, si las condiciones no son las adecuadas, nos sentiremos superados. Esta profesión tiene cada día múltiples frentes abiertos, y las tensiones sociales se reflejan con demasiada frecuencia en las actitudes de los vecinos.
Por eso, sería deseable que nuestros clientes aplicaran a sus relaciones con nuestro despacho aquel mensaje (disfruta tu tienda): disfruta de la administración de tu comunidad, disfruta de los servicios que te ofrece (contabilidad, gestión de incidencias y siniestros, asesoramiento…). Pide amablemente el servicio por el que pagas, y estoy convencido de que tu administrador te lo dará, por su profesionalidad, su fidelidad, su formación, su vocación de servicio, y también, porque entonces disfrutará con ello.