El tiempo de lectura de este artículo es de 1 minutos

El parque Dismaland, Bemusement Park (el parque de la confusión) acaba de abrir sus puertas. Se trata de una creación del controvertido artista callejero Bansky.

 

Se dice que es un parque temático “para anarquistas principiantes”, un parque “antifelicidad” con el que el artista pretende concienciar a sus visitantes.

 

El parque del “desconcierto” es la antítesis del parque de atracciones de Walt Disney (Disneyland), que refleja las verdaderas realidades de la sociedad, con un toque sarcástico y crítico.

buscar-comunidades-de-propietarios

Con independencia de que se comparta el punto de vista de este artista, lo que me llamó la atención es una opinión sobre él que decía: “Es un artista con un trabajo honesto que no busca el dinero, sino que el dinero lo encuentre a él”.

 

Vivimos tiempos convulsos, con una competitividad feroz, donde casi todo el mundo busca el dinero de forma compulsiva. El de la Administración de Fincas es un sector en el que se puede constatar esta realidad. Es muy habitual encontrar en las comunidades “buzoneo” masivo, publicidad engañosa (a precios ridículos para un verdadero servicio de calidad, o publicitando una experiencia y formación de las que se carece), y prácticas desleales (venta a puerta fría).

 

Comprendo que es difícil controlar esta situación en un entorno de libre mercado, pero creo que perjudica seriamente a la credibilidad del colectivo. ¿De qué sirve ganar una comunidad para perderla al año siguiente cuando compruebe que se trataba de publicidad engañosa, de “humo”?

 

Entonces, ¿qué debemos hacer? Buscar comunidades puede darnos dinero, pero creo más en una actitud diferente. Estoy convencido de que con el trabajo honesto y de calidad, las comunidades llegan. Como Bansky, debemos trabajar honestamente, no buscar las comunidades, sino que las comunidades nos encuentren a nosotros.

 

Y tú, ¿buscas comunidades o las comunidades te encuentran?