El tiempo de lectura de este artículo es de 2 minutos

Acabo de tener en los últimos quince días, en mi condición de Secretario-Administrador(a) de la Comunidad, cinco Juntas Generales Ordinarias. Dos de ellas han coincidido con sendos partidos de fútbol interesantísimos: la ida y la vuelta del Real Madrid y Atlético de Madrid en la Copa de Europa. Cuando puse la fecha de la primera de ellas ni siquiera sabía que se jugaba tal partido de ida, la segunda, el día 22, no la elegí

futbol-junta-comunidad-propietarios

En las dos, y una vez registrados los asistentes, me interrumpieron de la siguiente manera: “Antes de comenzar la reunión, me gustaría saber por qué se celebra la reunión el día que juega el Madrid”. En la primera de ellas, y puesto que era una Asamblea relajada, lo tomé como una broma, pero no lo era; en la segunda, que tenía un par de temas peliagudos, y después de la anterior, no tuve ganas de bromear, afortunadamente no había elegido yo la fecha (mala a todas luces puesto que al día siguiente era fiesta en Castilla y León), pero el enfado era

Me resulta curioso que se tomaran así la elección de la fecha para celebrar la Junta, y en esta ocasión el “antes de comenzar” no tenía ninguna

Pero he observado que esta frase puede darnos muchos indicios de cómo se va a desarrollar la reunión y en ocasiones plantean cuestiones que no conocemos hasta ese momento y que nos transmiten allí. Realmente no tienen importancia en su tratamiento, si lo fueran se habrían propuesto y tratado como puntos del orden del día, pero sí en el buen funcionamiento de la comunidad con carácter general.

Normalmente tienen que ver con el “¿qué ha pasado en…?” y tengo que decir que muchas veces hemos logrado evitar conflictos entre propietarios en este momento, dando las explicaciones oportunas de por qué ha pasado, qué se ha hecho o podido hacer para evitar la situación, y cómo hacer que las consecuencias no sean negativas ni para los directamente implicados ni para el resto. Este es un momento óptimo para la mediación ya que nos encontramos con las partes en conflicto y a la vez con el resto que también son afectados, de forma que nuestra labor lleva un valor añadido y es que en ese momento la solución se transmite a todos los que pueden ser afectados en cualquier momento y siempre de forma pacífica, de este modo evitamos enconamientos cuando alguno es afectado en un futuro.

Creo que, más que como interrupciones, debemos tomarlas como la posibilidad que nos plantean de solucionar presentes o futuros conflictos, y como tales no debemos desaprovecharlas. Otro tema diferente es que consten en acta, cosa que entiendo que no debe

En cuanto a los futboleros… alguna vez me quedé con las ganas de explicarles que a mí también me gusta el fútbol, y que yo tampoco hubiera elegido ese día.