El tiempo de lectura de este artículo es de 1 minutos

Mañana comienza una colección en el diario EL PAÍS sobre la obra literaria y periodística de Gabriel García Márquez, padre del “realismo mágico”. La página del diario que lo anunciaba decía: “Sin Gabriel García Márquez tu biblioteca nunca estará completa del todo”.

Para gustos colores, así que no a todo el mundo le gusta este escritor. No obstante, aun cuando no se haya leído ningún libro suyo, creo que todo el mundo conoce sus famosas frases, que circulan por internet.

Una de ellas, muy sencilla pero muy profunda, es:

gabriel-garcia-marquez-me-quieran

Me parece hermoso, y yo diría ¿cómo no le íbamos a querer (quienes le leímos y leemos)? (me refiero al fantástico escritor, porque a la persona no tuvimos el privilegio de conocerla).

Dejando a un lado la literatura, se me ha ocurrido trasladar esa frase a mi profesión, y hacerme la pregunta: ¿para qué administro comunidades de propietarios? La primera respuesta es, claro está, que lo hago “para ganarme la vida”, aunque también pienso que lo hago “porque quiero que me quieran”.

Hemos de recordar que no podemos gustar a todo el mundo (nadie lo hace), y que no somos perfectos (nadie lo es). Tenemos que tratar de satisfacer las necesidades de nuestros clientes, pero muchas veces los resultados no serán los deseados, y por eso lo que cuenta es la intención, más allá del resultado. La principal obligación del administrador es actuar correctamente. En eso consiste la ética profesional -no solo hacia los clientes, sino también hacia los compañeros, a lo que se refería la ilustre compañera Maribel Orellana en su último post “Cuando el tóxico es un Administrador de Fincas”.

No hay nada más gratificante que el agradecimiento de nuestros clientes, a veces incluso cuando no todo salió a la perfección. En eso consiste administrar para que te quieran.

Gracias Gabo.

Fabio Balbuena 

Administrador de Fincas

Abogado