El tiempo de lectura de este artículo es de 5 minutos

El valor añadido actual de la profesión de los administradores de fincas, gestionar problemas y / o quejas, es un aspecto subjetivo, una manera de hacer este valor añadido objetivo es la resolución de conflictos. Esto haría que gestionar los conflictos de forma consciente se convirtiera en un producto que los diferenciara de los demás, y es que la competencia entre administradores no tiene sentido ante productos iguales. Es por ello, que hay que introducir una nueva manera de hacer las cosas de manera colectiva. Ésta, conjuntament con el impulso de la innovación y las nuevas tecnologías, puede dar un impulso y reconocimiento de la profesión, y evitar la proliferación de franquicias que realicen el mismo servicio a unos precios más asequibles. Hecho que ya se está produciendo.

Como he explicado en otros posts los administradores de fincas tienen la función de servir y administrar las comunidades de propietarios, pero estos les piden que también las gobiernen. Esto ha terminado para resaltar la diferencia entre los incentivos de unos y otros, sumado al hecho de que cada vez hay más inquilinos en las comunidades que hasta ahora no se les tenía en cuenta en la gestión. Esta diferencia de incentivos entre propietarios, administrador e inquilinos traducido en las expectativas del trabajo que se pide al administrador provoca que la gestión de la comunidad sea compleja y genere conflictos que se acaban convirtiendo en un coste económico y emocional elevado.

Por tanto, de este primer párrafo podemos extraer las siguientes conclusiones: 1) La resolución de conflictos es una manera para los administradores de fincas, de aportar un valor añadido objetivo y reconocido por sus administrados, 2) La gestión de los conflictos, la innovación y el impulso por las nuevas tecnologías ha ser la oportunidad que tienen los administradores para diferenciar su producto y evitar la aparición de franquicias que realicen el mismo trabajo a más bajo costo, y 3) el reconocimiento de la profesión de los administradores de fincas pasa por aplicar un modelo más económico de resolución de conflictos.

En un estudio piloto impulsado des de la Universidad de Girona, se ha llegado a determinar el coste de los conflictos, los administradores de fincas, en € 73.803.280,58 al año. Esto significa que un administrador de fincas gestionar quejas, problemas y / o conflictos le genera un gasto bastante elevada.

Si un trabajador cobra de media unos € 18.200 / año, querrá decir que el gasto que generan los conflictos equivale al sueldo de 4 trabajadores aproximadamente.

€ 73,803.58 / € 18.200 = 4,055 trabajadores

Teniendo en cuenta que los conflictos forman parte de la vida cotidiana y que éstos no desaparecerán, el reto no es reducir el gasto para ganar un dinero extra sino que será como reinvertir ese dinero para crecer profesionalmente y ser más productivos.

Dicho esto, el objetivo para los administradores de fincas no debe ser eliminar el conflicto y en consecuencia eliminar el coste que éste genera sino reinvertir ese dinero en estrategias de resolución de conflictos, en productos, aplicaciones o proyectos que impulsen la innovación y que les permitan crecer profesionalmente y afrontar los retos que se plantean debido al contexto actual. Hay que tener en cuenta que en la actualidad la tasa de morosidad puede crecer, el número de pisos de alquiler se puede incrementar, y la capacidad adquisitiva de las familias puede reducirse.

Por lo tanto, tenemos que:

– Gestionar conflictos supone un coste

-Los Conflictos no desaparecen sino que se transforman

– Los vecinos demandan cada vez más. Quieren más servicios a un precio más bajo

Una manera de revertir la situación y generar ventajas competitivas podría darse a partir de la creación de grupos de trabajo en los administradores de fincas dirigidos por expertos en resolución de conflictos, y en innovación. Anualmente establecería un conjunto de estrategias para reducir el coste de los conflictos, e introducir aspectos novedosos que le diferencien como professional.

Es decir, hay que dirigir el negocio del administrador hacia un modelo más económico donde cada comunidad obtiene un plan anual individualizado en función de los gastos generados en el año anterior y la previsión de los posibles problemas que pueden aparecer a lo largo del tiempo.

Dicho ésto, cuantos de vosotros apreciados lectores y administradores de fincas teneis la siguiente sensación? Con el tiempo las situaciones en cada comunidad van cambiando y en bloques de pisos donde por ejemplo se pagaba siempre una mujer de limpieza llega un día en el que los propietarios no pueden afrontar esta gasto.

Este nuevo estadio termina generando conflictos, pues tienen que pagar el mismo teniendo menos dinero. La reacción del administrador es eficaz si los propietarios asumen su responsabilidad pero si no lo hacen el profesional queda desvalido y no puede hacer frente a los cambios que la situación genera. Introducir la resolución de conflictos y elementos innovadores debe ser la excusa para volver a los propietarios su responsabilidad para con la comunidad, y deben permitir a los administradores hacer su trabajo lo mejor posible. Este trabajo no es otra que gestionar como administrador la comunidad.

Podemos concluir que la clave del éxito en el futuro de la profesión del administrador de fincas irá directamente relacionada a un modelo más económico de resolución de conflictos enfocado en 4 pilares fundamentales:

1) Formación

2) Asesoramiento en introducción de modelos económicos de resolución de conflictos

3) Innovación

4) Transparencia y ejemplaridad en la gestión económica

Por último, sólo queda apuntar que la gran labor que realizan los profesionales de la administración de fincas debe tener continuidad y la manera de asegurar el éxito es introducir la resolución de conflictos en su ámbito de trabajo, apostar de forma decidida por la innovación en su profesión, impulsar las nuevas tecnologías como una forma de acercar el cliente al administrador y velar por la transparencia y la ejemplaridad en su gestión.

@EduardCarrera

Éste artículo está escrito bajo la óptica de un experto en gestión de conflictos. Probablement el hacerlo conl·lectivo con compañeros de la administración de fincas hubiera hecho de él un mejor artículo. Por eso os animo con vuestros comentarios a mejorarlo.