El tiempo de lectura de este artículo es de 1 minutos

Leo en un centro comercial un anuncio de ropa que dice: “Vístete de verano”.

Naturalmente, se trata de ropa de verano, porque estamos a las puertas de un nuevo período estival. De hecho, hace semanas que algunos “atrevidos” ya se bañan en playas y piscinas.

Para los Administradores de Fincas de zonas de costa, ¿qué significa vestirse de verano?

administrador-de-fincas-de-costa

Cada año, por estas fechas (o incluso antes), los “Administradores de Costa” empiezan a encontrarse ansiosos, nerviosos y hasta estresados. Se trata de un “estrés anticipatorio”, conscientes de lo que se les viene encima: infinidad de incidencias y averías, problemas con el agua de las piscinas, conflictos por fiestas y celebraciones en urbanizaciones, numerosas juntas de propietarios (a veces varias al día), etc., etc.

Nada nuevo en el horizonte, pero no por más conocido es menos estresante. Ahora bien, ¿quién nos obliga a ser lo que somos?

Todos los Administradores de Fincas lo son porque quieren serlo, y los de Costa porque han elegido esa zona como campo de actuación. Un Administrador tendrá más o menos clientes según sus capacidades y saber hacer. La actividad te va situando poco a poco donde mereces, mas siempre hay un cierto margen de maniobra, es decir, la posibilidad de aceptar o rechazar clientes en un momento determinado. Es una decisión estratégica, que requiere un detenido estudio, además de una gran determinación y confianza en las propias capacidades. Algo similar ocurre con la política de precios (como dice Juan Mateo, “si te contratan por ser el más barato…¡Estás muy enfermo!”).

Recuerdo el chiste que contaba Woody Allen sobre el tipo que va al psiquiatra y le dice: “Doctor, mi hermano cree que es una gallina”, y el Doctor le pregunta: “y ¿por qué no lo mete en un manicomio?”, a lo que el tipo le responde: “lo haría, pero necesito los huevos”.

Pues algo así les ocurre a los Administradores de Ficnas de Costa. Muchos se quejan del estrés, la tensión y la carga de trabajo del verano, pero siguen dedicándose a administrar en zonas de costa. Supongo que es porque necesitan los huevos.