El tiempo de lectura de este artículo es de 1 minutos

Siempre me ha llamado la atención la expresión “ser un hombre hecho y derecho”.

Recuerdo que cuando acabé la carrera de Derecho, mi madre me dijo que ya era un hombre hecho y “derecho”, utilizando un ingenioso doble sentido. Lo interpreté como un gran halago, y desde luego que lo era, porque ¿qué significa?

Administrador de Fincas hecho y derecho

No creo que pueda darse una respuesta concreta, puesto que es de las expresiones que no se pueden explicar por su significado literal, sino atendiendo a su sentido figurado, y por ello, permite muchas interpretaciones, además de que depende del contexto en el que se utilice.

En general podemos decir que se refiere a la persona -hombre o mujer- por un lado, adulta, madura, cabal, independiente, segura de sí misma (hech@), y por otro, responsable de sus actos, respetuosa con sus semejantes y con su entorno, y fiel a sus valores éticos y morales (derech@). Algo así como la persona autorrealizada.

Ahora los tiempos han cambiado, y estas expresiones se ven de forma distinta, como reminiscencias de sociedades más conservadoras y tradicionales, en las que el hombre y la mujer tenían distintas funciones y roles. Pero si obviamos el sentido más tradicional o rígido (incluso machista), y entendemos la palabra “hombre” como una descripción de la especie humana (hombre o mujer), la expresión me sigue pareciendo bonita.

Y aún me gusta más la expresión “Administrador de Fincas hecho y derecho”, que yo diría que es el/la profesional que:

  • por un lado, tiene conocimientos teóricos y prácticos para desarrollar su profesión de forma técnicamente correcta (hech@);
  • y por otro, hace gala de una ética profesional exquisita, su comportamiento profesional siempre es recto y cumple la legalidad (derech@).

Es, en suma, el/la Administrador/a de Fincas que realiza su trabajo cumpliendo con los requisitos de calidad del servicio, y cumpliendo con las normas deontológicas de la profesión y con la legalidad vigente.

Así pues, los buenos Administradores de Fincas lo han de ser tanto “de hecho” como “de derecho”

Y tú, ¿eres un/a “Administrador/a de Fincas hech@ y derech@”?